arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Noticias

Boletín de Investigación 2017-4

Boletín de Investigación

 

No. 2017-4

 

 

¿Copiar la frontera tecnológica a cualquier costo?

El grado de complejidad tecnológica varía enormemente entre países. Mientras que algunas economías desarrolladas (por ejemplo, Japón y los Estados Unidos) utilizan tecnologías complejas para producir, otras economías (Kenia y Nigeria, entre otros) producen con tecnologías mucho más rezagadas.

La mayor parte de la literatura que estudia el cambio tecnológico como fuente de las diferencias en las tasas de crecimiento y las diferencias en los niveles de ingreso per cápita de largo plazo supone que las empresas copian la tecnología más avanzada disponible: la frontera tecnológica. Sin embargo, la evidencia empírica muestra que hay importantes rezagos en la adopción tecnológica y dispares tiempos de difusión una vez que son producidas por el primer emprendedor. Así, naturalmente, surgen las siguientes preguntas: ¿por qué no observamos una mayor convergencia tecnológica entre los países en un mundo que se caracteriza por una creciente globalización?; ¿cuáles son las implicaciones de este comportamiento para las perspectivas a largo plazo?; ¿deberían los países hacer esfuerzos para adoptar tecnologías de frontera cuando estén disponibles?; ¿alcanzarán eventualmente las economías pobres a las economías desarrolladas o permanecerán en un estado de rezago permanente?

La académica Verónica Mies, directora docente del Instituto de Economía, aborda estas preguntas en su investigación Technology adoption during the process of development: Implications for long run prospects, recientemente aceptada por Macroeconomics Dynamics.  Para responder estas interrogantes, la autora desarrolló un modelo de crecimiento económico basado en adopción tecnológica que permite que las empresas escojan óptimamente el nivel de avance de la tecnología copiada."Este modelo produce dos tipos de equilibrios: uno de alto crecimiento donde los países logran copiar en el largo plazo las tecnologías de frontera y pueden crecer al ritmo de las economías desarrolladas ( el caso de algunas economías asiáticas y europeas) y un equilibrio de bajo crecimiento, donde la economía sigue creciendo a través de la copia de tecnologías cada vez más rezagadas en términos relativos. Esto produce que estas economías diverjan respecto de las desarrolladas en el largo plazo (algunos países africanos)”, explica.

Dos supuestos están en la base de su investigación. En primer lugar, la copia tecnológica requiere de algún factor doméstico, en este caso, capital humano. La adopción tecnológica no es un proceso automático, requiere de conocimiento y de habilidades para ser implementada en forma correcta por el emprendedor. El segundo supuesto es que la productividad de este capital humano depende de la complejidad de la tecnología adoptada: mientras más compleja sea la tecnología, menor será la productividad de un stock de capital humano dado.

Las empresas escogen así un nivel de tecnología, de inversión en I+D y de inversión en capital humano, todos factores que afectan el nivel de tecnología escogido y la probabilidad de implementar exitosamente la nueva tecnología. Estas decisiones dependen de otros factores, tales como las barreras de adopción, qué tan intensivo (necesario) es el capital humano para adoptar la nueva tecnología, la calidad del sistema educativo y el stock de conocimientos que tiene la economía. Suponemos que parte fundamental de la educación y capacitación recibida depende del stock de conocimientos que se han acumulado en el país.

Entre los resultados obtenidos, la académica destaca que copiar la frontera tecnológica es solo óptimo bajo ciertas circunstancias (restrictivas). ¿Ejemplos? Si la implementación de mejores tecnologías no es intensiva en capital humano  , donde solo basta con importar un bien y no es necesario entender cómo funciona o cuando la economía tiene bajas barreras a la adopción e innovación  y tiene un sistema  de educación y de capacitación de calidad.

"Será optimo copiar tecnologías avanzadas cuando existan suficientes incentivos en la economía para producir capital humano y para invertir en I+D. En todos los demás casos, no es óptimo copiar la frontera tecnológica. La razón es que la inversión es muy costosa y se invierte poco o el capital humano existente no es suficiente para producir copias exitosas. Es más, copiar tecnologías rezagadas permite hacer un uso más eficiente de los recursos financieros y de capital humano de la economía y permite crecer a tasas mayores que copiando tecnologías avanzadas (que fallan más frecuentemente en su implementación)”, acota.

La copia de tecnologías rezagadas puede ser una situación transitoria o permanente de una economía. La situación es sólo transitoria, si la economía tiene barreras de adopción relativamente bajas, una institucionalidad saludable y un buen sistema educativo, pero sólo tiene un pequeño acervo de conocimientos acumulados, lo que produce que en el corto plazo el capital humano sea muy bajo. En este caso, un pequeño stock de conocimiento proporciona pocas habilidades a los emprendedores, por lo que la adopción de tecnologías de frontera es demasiado costosa. Para esta economía es óptimo adoptar tecnologías menos sofisticadas hasta que logre acumular suficiente conocimiento. La buena noticia es que en algún momento logrará adoptar tecnologías de frontera.

Por otro lado, la copia de tecnologías menos avanzadas es una situación permanente si el ambiente económico no es lo suficientemente amigable y las distorsiones existentes generan poca inversión en I+D y en capital humano. En este caso, tratar de copiar tecnologías de frontera no es una decisión óptima, incluso en el largo plazo.

Por último, observando únicamente si una economía está copiando tecnologías de frontera o rezagadas, no permite predecir si esta economía alcanzará a las economías desarrolladas o no.

Ir a la Investigación

Atte,

Jeanne Lafortune

Directora de Investigación

Instituto de Economía UC

 

 

Facebook
Facebook

 

Twitter
Twitter

 

Website
Website