arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Noticias

Boletín de Investigación No 2015-1

aer_cover

¿Todos para uno? 

¿Qué hacen aquellas familias más pobres, con fuertes restricciones para acceder a créditos, para educar a sus hijos? La respuesta más frecuente es que los padres de familia recurren a la ayuda económica que brindan otros hijos. En estos casos, son los hermanos los que cofinancian –con sus salarios- los estudios de algún hermano, según demostró la investigación All for one? Family Size and Children's Educational Distribution under Credit Constraints de la profesora Jeanne Lafortune y su colega de la Universidad de Maryland, Soohyung Lee.

La investigación – publicada en American Economic Review en mayo 2014- dice que existe la posibilidad de que en una familia pobre con muchos hermanos, al menos uno de ellos alcance un mayor nivel educacional gracias al trabajo remunerado de sus hermanos. Sin el aporte de los hermanos trabajadores, no sería posible financiar la educación del hermano “estudioso”.

Por lo general los economistas y legisladores han asumido que para las familias más pobres existe una correlación negativa entre cantidad de hijos y el nivel educacional de éstos (más hijos, menos educación).  Este supuesto ha sido utilizado para promover políticas de control de natalidad en diversos países asiáticos. Sin embargo, a la luz de esta investigación que analizó tanto empírica como teóricamente datos de México, Corea del Sur y de Estados Unidos, cabe preguntarse si al limitar la cantidad de hijos, se podría estar al mismo tiempo limitando la posibilidad de ofrecer un mayor nivel educacional para al menos a un hermano. Este estudio abre significativas preguntas para el desarrollo y la focalización de políticas públicas que buscan aumentar el capital humano en familias más pobres y vulnerables.

Del estudio de la profesora Lafortune, también investigadora del EH Clio Lab,  se desprende que este mecanismo intrafamiliar sugiere que la relación entre el tamaño de la familia y su nivel de educación, así como la relación entre el orden de nacimiento y años de escolaridad, puede ser sistemáticamente diferente en las familias de acuerdo a su nivel de acceso a recursos económicos.

El modelo de Lafortune y Lee predice las correlaciones entre el tamaño de la familia, años de escolaridad y el orden de nacimiento. Puntualmente, predice que para las familias con menos acceso a crédito existe una correlación positiva entre el tamaño de la familia y nivel educativo del niño más educado. También predice que la escolaridad de un niño depende de factores como su lugar dentro la familia (orden de nacimiento), cantidad de hermanas mujeres cuando existen condicionantes culturales de género, como en el caso de Corea. Sin embargo, se demuestra también que estos factores se debilitan o incluso desaparecen si los padres cuentan con mayores recursos.

Leer investigación


Etiquetas: , , , ,