arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Blog

Análisis de la actualidad nacional e internacional a través de las investigaciones y opiniones de académicos del Instituto de Economía UC.

Publicación:

Crítica a una Pensión Universal – Salvador Valdés

Crítica a una Pensión Universal (1)

El que las pensiones “no contributivas” serían bajas en Chile pasó a ser un mito si comparamos con estándares OCDE, pues con las leyes recientes, ellas exceden el salario mínimo. Y éste es, a su vez, más alto en Chile en relación al salario mediano, que en el país promedio de la OCDE.

Una pareja joven donde uno trabaja cuidando dos infantes y el otro trabaja por dinero fuera del hogar, accede hoy a un salario mínimo líquido de $301.753 (2). En cambio, la cuantía de la pensión que regala el tesoro público a una pareja cuyos miembros tengan 65 años o más, que nunca cotizó, fue subida radicalmente a partir del 1 de enero de 2022 (ley 21.190). Será $339.298 bruto en dinero de hoy, aunque durante los próximos 15 meses el monto para el grupo entre 65 y 79 años estará en transición. Como están exentos de cotizar para salud (si en el 80% más pobre), esta es también su pensión líquida. Sin haber cotizado en toda su vida laboral previa, esos mayores recibirán de modo vitalicio 12% más que la pareja joven indicada. En comparación, en el promedio de la OCDE, dos pensiones básicas fueron algo inferiores al salario mínimo en 2018 (3).

Esto contrasta con la dureza del gasto social chileno con las parejas con hijos. La encuesta CASEN 2017 mostró que la proporción de personas de 4 a 17 años bajo la línea de la pobreza fue 13,6%. Esa proporción fue el TRIPLE de la proporción análoga que tuvieron personas de 60 y más años en 2017, que fue 4,5% (4). La ley 21.190 está elevando esta inequidad mucho más.

Muchos encuestados manifiestan hoy descontento con las pensiones de vejez, porque desconocen las radicales leyes recientes. Los encuestadores están en deuda de matizar sus entregas separando según el conocimiento que tenga el encuestado sobre las consecuencias de estas leyes.

Hasta ahora, esta inequidad ha sido frenada con dos mecanismos. Primero, la ley reduce la pensión de regalo a medida que la persona mayor muestra una mayor pensión autofinanciada o de viudez: mientras más alta sea ésta, más reduce el regalo. Segundo, el tesoro público sólo da pensiones de regalo a mayores que integren hogares en el 60% más pobre, según un Puntaje Previsional. Un problema pendiente hace tiempo, es que la pensión autofinanciada es un mal indicador de pobreza, porque son muchas las demás fuentes de ingreso en la vejez.

La novedad es que una coalición de senadores propuso en agosto quitar ambos frenos a la inequidad indicados en el párrafo anterior, por medio de transformar la actual pensión básica en “universal”, llegando al 95% de las familias. Si se les hiciera caso, por alta que sea la pensión autofinanciada o de viudez, o las demás rentas y puntajes, la pensión de regalo se mantendría sin reducción. Sin embargo, el costo fiscal subiría hasta USD 7.500 millones al año en 2025 y hasta USD 10.400 millones en 2035 por el envejecimiento, creciendo más después. La propuesta omitió el financiamiento.

La UDI propuso financiar esto mismo aumentando el IVA. Sin embargo, el aumento requerido en la tasa del IVA (hoy día 19%) es grande: si la evasión no aumentara, requeriría un aumento de 4 puntos porcentuales para 2030, hasta 23% y el envejecimiento posterior exigiría aumentar más después. No sólo eso: la evasión del IVA ya era 21% antes de la pandemia (5). Ese aumento de IVA empujaría a más PYMEs hacia la informalidad. Es serio el riesgo de gatillar un fuerte aumento en la evasión del IVA y de dificultar la recuperación del empleo formal después de la pandemia. En suma, un aumento de IVA no puede abordar ni el nivel inicial de gasto extra asociado a una pensión “universal” de regalo, ni el aumento posterior exigido por el envejecimiento.

Los senadores mencionados y la UDI deberían abandonar la propuesta de pensión universal, por injusta con los jóvenes y con los pobres y por fiscalmente inviable en las nuevas circunstancias.

Notas

1 Salvador Valdés, Profesor Titular del Instituto de Economía UC
2 No está garantizado. Depende de encontrar un empleador formal que pague $320.500 al mes (ley 21.218).
3 Fuente: Pensions at a Glance 2019, figura 4.2 y OECD Dataset: Minimum relative to average wages.
4 Fuente: lámina 33 en http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/casen-
multidimensional/casen/docs/Resultados_pobreza_Casen_2017.pdf
5 Fuente: http://www.sii.cl/estadisticas/evasion_IVA_empalmada_2003_2018.pdf

 

Volver al Blog