arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Noticias

Boletín de Investigación 2015-3

Felipe Zurita publicó investigación en American Economic Journal: Microeconomics, August 2015 issue.
De acuerdo con la visión evolutiva de las preferencias (o comportamiento de los individuos), debieran primar en la población aquellas preferencias que tengan mayor éxito. En efecto, una dinámica darwiniana diría que las formas de comportamiento que tengan una mejor adaptabilidad se van a multiplicar, mientras que aquellas que produzcan peores resultados se van a extinguir. La preocupación por el futuro ha sido un factor que por una parte distingue a nuestra especie del resto, y que por otra explica su éxito. Esa preocupación  es clave para explicar la construcción de herramientas y bienes de capital; el ahorro de recursos y el dedicar tiempo a pensar e investigar. Así, la evolución parece favorecer la paciencia.
El artículo "Evolution of Impatience: The Example of the Farmer-Sheriff Game" llama la atención sobre un punto importante: si bien la evolución premia al paciente en problemas de inversión, la paciencia puede jugar en contra del individuo en otras situaciones. El juego del agricultor y el policía es una metáfora que se ofrece como ejemplo. El agricultor tiene trigo, y debe  decidir cuánto consumir hoy y cuánto sembrar para consumir en el futuro. Enfrenta, sin embargo, el riesgo de que un policía corrupto lo extorsione  exigiendo una parte de la cosecha a cambio de su "protección", so pena de un castigo futuro. El agricultor más paciente entonces sembraría más porque valoraría más el consumo futuro, pero también sería más sensible a las amenazas de castigo futuro del policía, entregándole una mayor fracción de su producción. El efecto neto puede ser negativo, por lo que un proceso darwiniano haría que el agricultor impaciente se multiplique. Por su parte, el policía paciente es capaz de invertir en desarrollar mejores métodos de expropiación.
Jack Hirshleifer solía clasificar la actividad económica entre productiva y apropiativa. La inversión es productiva, el robo y el fraude son apropiativos. En equilibrio debiéramos esperar que haya de ambas actividades en cualquier economía (aunque la frecuencia de una u otra, por cierto, depende del estatus moral de la población). El juego del agricultor y el policía sugiere que la existencia de los apropiadores no solamente puede afectar las decisiones de los productores, sino también sus preferencias, impidiendo a la población aprovechar todos los beneficios de la producción. De hecho, la estructura del juego es casi literalmente la de un dilema del prisionero. El proceso evolutivo seleccionaría a los impacientes dentro de los agricultores y a los pacientes dentro de los policías, limitando por ambos factores las ganancias de la producción.