arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Noticias

Boletín de Investigación 2016-1

Boletín de Investigación

No. 2016-1

Diseño de mecanismos óptimos y acuerdos internacionales efectivos

Es un hecho que los tratados internacionales que abordan temas ambientales globales no son cumplidos por más de una de las partes que lo suscriben. Cuando los recursos ambientales que se buscan proteger "son de nadie”, como los océanos o el aire, éstos se sobreexplotan. Los países no tienen los incentivos suficientes como para querer preservar estos recursos comunes y los acuerdos no tienen autoridades o instancias con la capacidad de exigir su cumplimiento.

Los economistas Rodrigo Harrison y Roger Lagunoff, del Instituto deEconomía UC y Georgetown University, respectivamente, en su trabajoDynamic Mechanism Design for a Global Common se preguntan por la factibilidad de diseñar mecanismos (tratados) que permitan que este tipo deacuerdos ambientales entre países tenga una mayor probabilidad de éxito, esto es, que se cumplan sus directrices y se logren los propósitos.

"Es bien desalentador, pero lo que se observa hoy es que los tratados medioambientales, tal como son diseñados, o bien se violan o no se cumplen. ¿Por qué? Esta es la pregunta que nos hacemos en medio de un teorema de imposibilidad”, precisa Rodrigo Harrison. En su investigaciónDynamic Mechanism Design for a Global Commons - aceptada por elInternational Economic Review- ambos economistas se abocan a diseñar un sistema de incentivos óptimo.

El problema de "los comunes” está en la base del bajo cumplimiento de los tratados medioambientalistas. Por lo general, es muy difícil lograr "hacer cumplir” alianzas que buscan proteger bienes y recursos comunes de libre acceso. Existen profundas dificultades para medir el grado de compromiso delas naciones firmantes, su participación efectiva y es muy difícil exigir su cumplimiento. La conclusión de este estudio es que si los tratados no incluyen elementos como sanciones bilaterales o transferencias monetarias, es muy difícil lograr que los acuerdos internacionales se lleguen a cumplir.

La pregunta que surge, entonces, es qué características debiera tener un tratado medioambiental  para ser efectivo. "En nuestro estudio proponemos un tipo de acuerdo basado en el auto-cumplimiento de las normas impuestas, examinamos este problema en un modelo con un recursos agotables, cuyo uso global impone costos ambientales a todos los países. Sin limitar el acceso al recurso, cada país obtiene un beneficio simultáneo tanto de su propio consumo de los recursos que se busca proteger, así como de la conservación total del stock de dichos recursos. En particular, resolvemos un sistema de cuotas óptimas: un acuerdo internacional que transparenta el consumo (o emisión) de cada país y a la vez maximiza conjuntamente los beneficios esperados de preservar un bien común a largo plazo . Este tipo deacuerdo que buscamos puede implementarse en un Equilibrio Bayesiano Perfecto y su aplicación requiere que su ejecución sea autoimpuesta por cada país en un ambiente de divulgación pública de información”, explica Harrison.

El principal resultado de la investigación implica que es muy difícil que los acuerdos internacionales se cumplan si los países reciben tratamientos distintos. "Suena lógico y razonable pensar en que existan tratados flexibles en términos de considerar las características propias de cada país. No obstante, lo que observamos en nuestra investigación es que esa flexibilidad no sólo no contribuye a que el tratado se cumpla, sino que genera incentivos al no cumplimiento. Sin aspectos como sanciones bilaterales o transferencias monetarias, es muy difícil que los acuerdos internacionales se cumplan”, comentó Rodrigo Harrison.

Atte.,
Jeanne Lafortune
Directora de Investigación
Instituto de Economía UC