arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Noticias

¿Cómo hacer frente al impacto social y económico de la pandemia?

Las familias más vulnerables, los trabajadores informales y el empleo, son algunos de los aspectos en los que están aportando académicos UC, especialmente del Instituto de Economía, la Escuela de Gobierno y el Centro Políticas Públicas, para hacer frente a una de las aristas más rudas y apremiantes de la crisis sanitaria.

*Reportaje publicado en Noticias UC

Ante la actual pandemia, la preocupación no es solo respecto de la salud. Es también, y cada vez más, de caractér económica. Con una cesantía que ya alcanza un 9% y la proyección de una caída en el crecimiento cercana al 4% del PIB para este 2020, resulta apremiante hacer frente a la pandemia y poder mitigar sus efectos, a corto y largo plazo.

Aquí es donde la academia cobra un rol clave. “En momentos de crisis sanitaria, económica y social, motivada por el Covid-19, es fundamental contribuir con racionalidad, aportando a las políticas públicas la visión de la economía que plantea el usar los recursos siempre escasos de la mejor manera posible para ayudar especialmente a los más necesitados de la sociedad”, afirma José Miguel Sánchez, decano de la Facultad de Economía y Administración.

Y es la contribución a la elaboración de propuestas a las autoridades y el desarrollo de políticas públicas, uno de los aspectos en que más está aportando la UC, junto a otras universidades, en esta crisis sanitaria.

Política Fiscal y apoyo a las familias en la pandemia

Considerando las dificultades que han traído, para muchas familias, las medidas para contener la pandemia, el Colegio Médico convocó en mayo pasado a seis destacados economistas: José de Gregorio, Sebastián Edwards, Andrea Repetto, Claudia Sanhueza, y dos profesores UC: Rodrigo Valdés, ex ministro de Hacienda y académico de la Escuela de Gobierno, y Claudia Martínez, profesora del Instituto de Economía. El resultado fue una propuesta de apoyo social: "Política fiscal y apoyo a las familias en la pandemia", que se presentó en la Mesa Social Covid-19, encabezada por el ministro del Interior, Gonzalo Blumel.

¿Qué proponen? Utilizar el saldo del Fondo de Estabilización Económico y Social (FEES), como marco de referencia para definir lo que se podría gastar durante los próximos 18 meses. A fines de marzo, este monto alcanzaba los 12 mil millones de dólares. “Los recursos del FEES debieran ser utilizados tanto en las políticas sociales que proponemos, como en las de apoyo a empresas y las que se diseñen para la reactivación económica, con la flexibilidad necesaria para responder a las distintas etapas de la crisis”, aseguraron.

¿Cómo implementar los distintos instrumentos de política pública? Los economistas distinguen tres etapas, de acuerdo al éxito de las medidas de distanciamiento y a las posibilidades que tienen las familias de volver a realizar actividades productivas. "En la primera, de confinamiento, la idea es ampliar las medidas del Gobierno; aumentar la cobertura y el monto del Ingreso Familiar de Emergencia, y mantenerlo estable, de manera que se cumplan las medidas de cuarentena; y mantener estable la tasa de reemplazo del seguro de cesantía”, explica Claudia Martínez.

Tomando como plataforma la propuesta de los economistas en la instancia convocada por el Colegio Médico, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, recientemente, convocó a sus autores y a otros diez economistas para conformar un nuevo grupo técnico de expertos. Su objetivo: elaborar propuestas que se incorporarían en el plan de emergencia por la protección de los ingresos, y la reactivación económica y del empleo.

El grupo transversal de economistas presentó, el 10 de junio, un documento con propuestas enfocadas en tres grandes ejes de acción: marco fiscal, emergencia y reactivación. Sugieren crear una nueva estructura legal que permita implementar, de forma transitoria y flexible, un programa fiscal adicional de hasta un máximo de 12.000 millones de dólares para financiar medidas de apoyo a personas y empresas en un plazo máximo de 24 meses. (Ver más).

La Mesa Social Covid-19 UC

La Universidad está haciendo un aporte mancomunado con otras casas de estudio, a través de la Mesa Social Covid-19 UC. Una de las cuatro líneas de trabajo es la interdisciplina, y dentro de ella, se creó la submesa de economía, en la que actualmente participan expertos de la UC y de la Universidad de Chile.

El equipo está dirigido por el profesor del Instituto de Economía UCRaimundo Soto y Manuel Agosin, de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. Aquí participan José Miguel Sánchez, decano de la Facultad de Economía y Administración UC; junto con los académicos Claudio SapelliRodrigo Fuentes y Claudia Martínez, todos del Instituto de Economía UC.

“Se han elaborado varios documentos con propuestas de política y medidas de mitigación, sobre la base de la más reciente investigación científica y de lo que se conoce sobre las mejores prácticas en Chile y el extranjero. Estas minutas son enviadas a la Mesa Social”, explica Raimundo Soto.

El académico detalla que han presentado diversas propuestas que tienen, en común, ciertos lineamientos. “(1) Es posible y recomendable hacer un mayor esfuerzo fiscal para realizar transferencias de recursos a los grupos de la población más vulnerables; (2) Es necesario incrementar, de manera muy racional la ayuda a las empresas que tienen efectos sistémicos en la economía; y (3) Es imprescindible considerar, en el diseño de las medidas de mitigación y de salud, los potenciales costos socioeconómicos de propuestas, cuando estos tienen impactos significativos en caída de ingresos, mayor desempleo e informalidad, etc.”, detalla Soto.

Como resultado de esta submesa, hace unos días se publicó el documento “Crisis económica en tiempos de pandemía por Covid-19, un aporte de las universidad del país frente a la crisis”. Este entrega una serie de propuestas económicas para enfrentar tres temáticas: desempleo y medidas para grandes empresas; política económica en tiempos de Covid-19 y cuarentenas; y crisis económica, desempleo y salud mental.

Así, y en línea con la propuesta entregada por el Colegio Médico, sus autores también recomiendan que “el Fisco haga una fuerte emisión de bonos soberanos de unos US$ 15.000 millones (5% del PIB), para tener un colchón de divisas con las cuales financiar las medidas de mitigación de la pandemia".

¿Qué apoyo entregar a las empresas? El documento indica que, en el caso de las empresas grandes, el Gobierno “debe definir prontamente un protocolo transparente que identifique cuáles empresas pueden ser beneficiarias de la ayuda; cómo se va a materializar esta ayuda; y cómo y cuándo el sector privado va a devolver los recursos al Fisco".

Sobre las medidas para proteger el ingreso de las personas ante el alza del desempleo, los autores manifiestan que “las actuales propuestas de mitigación del desempleo omiten todo tipo de medida complementaria de salud mental. Esto es una debilidad que debe ser enfrentada y subsanada”.

Paralelamente, con el fin de apoyar el trabajo que está realizando el Gobierno en el eje de reactivación económica y empleo, otro grupo de 20 académicos e investigadores de la UC encabezados por Francisco Gallego, profesor del Instituto Economía y director científico de J-PAL LAC, e Ignacio Irarrázaval, director del Centro UC de Políticas Públicas, entregarán en los próximos días insumos al Ministerio de Hacienda, para la elaboración de políticas de generación de empleo a mediano plazo. (Este documento está basado en un primer análisis: “Propuestas de apoyo económico para los trabajadores informales vulnerables durante la emergencia del Covid-19”.

“Interesantemente, en este documento se formularon alternativas de diseño. No nos quisimos comprometer a una sola propuesta, sino que se ofrecieron distintas alternativas de cobertura de beneficios a trabajadores del sector informal y distintos niveles de transferencias. Fue muy interesante ver cómo el aporte y experticia de cada equipo se complementaba: datos y estimaciones de la cantidad de beneficiarios por parte del Centro de Políticas Públicas, análisis de la evidencia internacional elaborado por J-Pal y parámetros económicos de la pobreza desarrollados por la Escuela de Gobierno y el Instituto de Economía”, cuenta Ignacio Irarrázaval.

Al equipo también se sumaron académicos e investigadores UC del Centro de Políticas Públicas, J-PAL LAC, del Instituto de Economía, Escuela de Gobierno y el departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina.

Como explica Irarrázaval, se espera poder hacer aportes en las siguientes líneas: un diagnóstico sobre el contexto macroeconómico presente y futuro; un diagnóstico del mercado laboral actual e identificación de ocupaciones con mayor exposición a contacto físico y riesgos de contagio; políticas para retención y adaptación de empleos existentes que podrían reiniciarse en contexto de una reapertura inicial, ¿qué condiciones se requieren?; y polítcas de apoyo a la promoción de empleo: capacitación, subsidio a la contratación, empleo directo o de emergencia y otros.

Hogares más vulnerables y trabajadores informales

Previamente a la implementación del Plan Económico de Emergencia del Gobierno, en abril, un grupo de expertos del Instituto de Economía, la Escuela de Administración, la Escuela de Gobierno, el Centro de Políticas Públicas y de J-PAL LAC, presentó al Ministerio de Hacienda una serie de propuestas para ir en apoyo económico de trabajadores por cuenta propia informales y trabajadores dependientes precarizados.

Basados en evidencia científica, se enfocaron en estos segmentos de la población que no habían sido beneficiarios de otras medidas económicas. Para luego, en una segunda etapa, entregar soluciones de empleabilidad que incorporen a estos trabajadores al mercado laboral formal.

Posteriormente, durante ese mismo mes, los profesores Francisco Gallego y Claudia Martínez se sumaron al panel consultivo convocado por el Ministerio de Desarrollo Social. Su objetivo es definir el apoyo a los hogares vulnerables con ingresos informales que vieron afectada su capacidad de generar ingresos a raíz de la pandemia del Covid-19.

La contribución académica

“Estoy muy orgulloso del rol que, en forma desinteresada, nuestros profesores están cumpliendo en aportar al diseño de mejores políticas públicas”, destaca Claudio Sapelli, director del Instituto de Economía UC.

Y añade: “Nuestros académicos están asesorando en diferentes instancias a la toma de decisiones. Hay quienes apoyan el diseño de políticas públicas en Hacienda, otros en el Ministerio de Desarrollo Social, otros en el Colegio Médico, otros en la Mesa Social. Utilizando sus conocimientos y experiencia, tratan de ayudar en el diseño de mejores programas de ayuda en el contexto de la cuarentena y la pandemia”.

En esa misma línea, Raimundo Soto sostiene que los académicos pueden contribuir de manera decisiva en cuatro ámbitos: “Primero, identificando qué sabemos respecto de cómo enfrentar bien una pandemia y sobre qué cosas debemos investigar para proveer respuestas a lo que no sabemos. Segundo, coordinándose y comunicándose a nivel internacional respecto de los avances en medidas de detección, tratamiento y mitigación de la pandemia. Tercero, mediante la capacidad de anticipar los resultados de una intervención en el futuro, mediante el uso de modelamiento científico y discusión de escenarios. Y cuarto, impulsando que las propuestas de política sanitaria y socioeconómica tengan una sólida base científica y respaldo empírico”.

Como concluye el profesor del Instituto de Economía: “Los académicos debemos velar porque se implementen las mejores propuestas posibles, sean o no las más populares”.