arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Blog

Análisis de la actualidad nacional e internacional a través de las investigaciones y opiniones de académicos del Instituto de Economía UC.

Publicación:

El camino angosto – Claudio Sapelli

Hay un angosto camino que recorrer, que minimiza las pérdidas de vidas y los costos a la economía. Para recorrerlo es necesario estar en control de la situación, lo que parece ser el caso de Chile.

Siendo la prioridad proteger vidas, necesitamos evitar el contagio para “aplanar la curva” y evitar que el sistema de salud se vea desbordado. A su vez, queremos avanzar hacia una situación en que la epidemia quede atrás, lo que se lograría, si la vacuna demora un año como se estima, con la inmunización que da el haber tenido el virus, idealmente sin síntomas.

Con aproximadamente 60% de la población así inmunizada se evita la posibilidad de segundas y terceras olas. Por eso un objetivo es que la gente se contagie, pero no a una tasa demasiado rápida.

Para lograr esto, la mejor estrategia que he leído es la recomendada por el doctor Gabriel Leung, epidemiólogo y decano de Medicina de la Universidad de Hong Kong (NYT, Abril 6). Ésta consiste en un proceso de prueba y error, “suprimir y levantar” ciclos durante los cuales se aplican y relajan las restricciones, se aplican y se relajan nuevamente, de manera que puedan mantener la pandemia bajo control. Al tener un mínimo de personas por el menor tiempo posible en cuarentena mejora el proceso para salvar vidas mediante un eficaz uso del sistema de salud (sin desbordarlo), se resguarda el bienestar mental y emocional de la población y se protege la economía.

Para esto, se requiere la aplicación de miles de tests a la semana, ya que sin tener una buena idea de la tasa de contagio en cada lugar no se puede implementar eficazmente esta estrategia. Además, se debe testear no solo a los que tienen síntomas, sino a los asintomáticos que son portadores. Ellos también deben enfrentar la cuarentena obligatoria y hoy no están siendo detectados. A su vez hay quienes tuvieron el virus sin síntomas y son inmunes y no es necesario que guarden cuarentena. En este proceso también se debe preparar a la población para varios posibles ciclos sucesivos de imposición de la cuarentena, para luego levantarla, hasta lograr el objetivo de tener inmunidad colectiva.

Como dice el doctor Leung, en el cierre de su artículo, esta estrategia es como manejar el auto en un camino largo y angosto. El llegar a donde uno quiere rápido pero sano y salvo requiere el acelerar y frenar reiteradas veces hasta llegar al destino final.

Claudio Sapelli, director del Instituto de Economía UC

 

Volver al Blog Etiquetas: , , , ,