arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Blog

Análisis de la actualidad nacional e internacional a través de las investigaciones y opiniones de académicos del Instituto de Economía UC.

Publicación:

Segundo llamado a la generosidad – Alexandre Janiak

Los chilenos han demostrado mucha generosidad este último mes. Han decidido encerrarse en sus casas. Han elegido cuidar a sus hijos y su hogar a la vez que cumplir con sus obligaciones laborales a la distancia. Varios incluso adoptaron esta nueva forma de vida antes de que el gobierno anunciara oficialmente la cuarentena. Ha sido una gran demostración de generosidad, pues, a pesar de todos los costos en términos de estrés o cansancio que esto ha significado para muchas familias, lo han querido hacer para cuidar a los grupos demográficos con un mayor riesgo sanitario frente a la pandemia que estamos viviendo. Los números por lo menos nos dan la esperanza de que estas medidas han tenido un impacto dado que la curva parece aplanarse en Chile.

A pesar de toda esta buena voluntad, el país va a tener que hacer un segundo esfuerzo de generosidad. El primero ha tenido como objetivo cuidar la salud de las poblaciones de riesgo. Este segundo tendrá que preocuparse de las que enfrentan finanzas más débiles. Dada la situación que enfrentamos, podemos tener la tentación de dejar de pagar por algunos servicios o de pedir una rebaja en el pago de algunas cuotas. Los argumentos se justifican plenamente: la calidad de los servicios no es la que solía ser, o las empresas han dejado de pagar algunos costos en términos de luz, transporte, colaciones, etc. Además, muchos chilenos están con dificultades financieras y tales rebajas les ayudarían claramente.

Sin embargo, estas peticiones imponen riesgos adicionales al país. Si bien las empresas enfrentan gastos menores, hay que tener en cuenta que enfrentan también mayor morosidad. Además, si muchas familias están con dificultades, otras no tienen esta mala suerte. Es importante que los que aún pueden pagar por los servicios que solían contratar lo sigan haciendo. De lo contrario, existe el riesgo de que todas estas peticiones por rebajar la cuota de algunos servicios generen despidos y lleven al país en un círculo vicioso en el que los despidos generen más morosidad, que a su vez alimente más despidos aún.

Un grupo de cuatro economistas basados en universidades norteamericanas (V. Guerrieri, G. Lorenzoni, L. Straub y I. Werning) escribieron recientemente un trabajo académico titulado Macroeconomic Implications of COVID-19: Can Negative Supply Shocks Cause Demand Shortages?, en que ilustran que un shock a la oferta agregada puede tener una caída en la demanda agregada aún mayor que lo que produciría un shock tradicional a la demanda agregada. En otros términos, el círculo vicioso de despidos-morosidad que acabo de mencionar puede llegar a ser aún más crítico en la crisis que estamos viviendo que en otras crisis. El gobierno chileno ha tenido que pensar este último mes en paquetes económicos para aliviar nuestra economía de la crisis que va a vivir. Estos subsidios son necesarios, pero serían insuficientes si nuestras familias decidieran de dejar de pagar por varios servicios: el círculo despido-morosidad se agravaría mucho. Este trabajo precisamente sugiere que un estímulo fiscal puede llegar a ser menos efectivo en esta crisis.

Entonces, el país necesita un segundo esfuerzo de generosidad, esta vez financiero, por lo que los que aún podemos pagar por estos servicios habituales decidamos seguir haciéndolo sin mirar, sólo en estas circunstancias, si la calidad lo justifica.

Alexandre Janiak, profesor Asociado Instituto de Economía UC

 

Volver al Blog Etiquetas: , , ,