arrow checkmark code cross email facebook magnifier pdf phone plus twitter user youtube

Blog

Análisis de la actualidad nacional e internacional a través de las investigaciones y opiniones de académicos del Instituto de Economía UC.

Publicación:

Tests de Covid-19 y recuperación económica – Rodrigo Fuentes

Se ha hablado bastante del impacto económico que tendría la pandemia del virus Covid-19, incluso llegando a compararla con la Gran Depresión de 1929. Los avances realizados en la ciencia económica y lo aprendido en el ‘29 fue extremadamente útil para sortear la crisis financiera de 2008. Sin embargo, la actual crisis presenta una nueva dificultad a los procesos productivos: la necesidad del distanciamiento social y aislamiento para evitar un contagio exponencial de la enfermedad.

Hoy los países han tomado medidas tratando de paliar los efectos económicos de la pandemia. Chile no ha estado ajeno a eso. Mientras el Banco Central adopta políticas monetarias expansivas con bruscos recortes en la tasa de interés y medidas para incrementar la liquidez del sector financiero, el gobierno implementa el paquete fiscal de emergencia más grande de nuestra historia. Estas y otras estrategias buscan que empresas y personas puedan ajustarse a un escenario adverso, pero transitorio, postergando pagos de impuestos, asegurando salario a trabajadores que quedan cesantes o con contratos suspendidos y estableciendo bonos para lo más vulnerables, entre otras medidas. Adicionalmente, se puede pensar en medidas que flexibilicen el canal del crédito financiero a través de permitir que la banca canalice esta liquidez hacia el sector productivo.

Si bien todas estas medidas van en la dirección correcta, esta crisis tiene un sello distintivo comparado con las anteriores, pues hoy la producción es interrumpida por el impedimento físico de las personas de desempeñarse en sus labores. Si bien el teletrabajo facilita la continuidad de la producción en algunos sectores, hay una serie de bienes y servicios que no pueden ser producidos a distancia, como son las manufacturas, la construcción, algunas áreas del comercio, transporte, etc. Necesitamos hacer frente de golpe a la oferta de bienes y servicios que significa la actual pandemia, sin exponer a la población a mayores casos fatales o al colapso del sistema de salud.

¿Cómo volver a reactivar la parte productiva no susceptible a ser llevada a cabo a distancia? Después de las medidas de cuarentena, el regreso de los trabajadores a la producción debe hacerse en forma ordenada, partiendo por los grupos de bajo riesgo y casos recuperados, dejando aislados a trabajadores de alto riesgo o posibles contagiados. Para esto es que se necesitan test rápidos y efectivos.

Hoy, básicamente se está trabajando en base a dos tipos de tests: uno que permite distinguir si una persona está enferma (genómicos) y otro que determina si un individuo pertenece al grupo de personas recuperadas, habiendo desarrollado anticuerpos en la sangre para no volver a caer en la enfermedad. Si bien estos tests siguen en desarrollo, será crucial disponer de ellos en grandes cantidades y contar con el personal adecuado para administrarlos (los genómicos son bastante precisos siempre que la muestra sea bien tomada), el cual es escaso incluso en países desarrollados.

Sin esos test rápidos que distinguen personas sanas de enfermas y de recuperados hace difícil una restauración acelerada de la actividad económica y hará que los esfuerzos realizados hasta ahora en materia de política económica sean infructuosos o que pierdan buena parte de su efectividad.

Rodrigo Fuentes, profesor Titular del Instituto de Economía UC

 

Volver al Blog Etiquetas: , , , , ,